MEN MALA I 108

Déjalo fluir.

Jap con 108 cuentas.

Rudraksha - Turmalina negra - Ojo de tigre - Lapislázuli y Sodalita.

 

⦁ Turmalina negra:
La turmalina negra es un mineral que nos protege frente a la negatividad externa y propia disminuyendo el desgaste emocional.
No absorbe las energías negativas, sino que las repele. Funciona como un escudo protector frente a la envidia, el odio y el rencor ajenos y propios.
La turmalina negra es capaz de hacer un barrido energético en el cuerpo, eliminando todo rastro de negatividad, tenerla cerca nos hace más conscientes de nuestros pensamientos y emociones.

⦁ Ojo de Tigre : piedra relacionada con la limpieza del organismo y muy positiva para favorecer la concentración y la meditación, conectando con la profundidad del ser. Se utiliza también para mejorar problemas de autoestima y a la vez fomenta la autocrítica. El ojo de tigre ayuda a que las personas trabajen en su verdadera esencia. Que se conozcan bien, que se dediquen tiempo y se valoren correctamente.

⦁ Lapislázuli:
Una de las piedras más poderosas que hay en la Tierra es el lapislázuli.
Es una gema a la que se la atribuyen muchas propiedades tanto a nivel espiritual como físico. Es la piedra del poder y la sabiduría, se usaba para atraer y conectar con los dioses más poderosos. Se asocia con la verdad, la autenticidad, el amor y la integridad.
Es muy eficaz frente a los nervios y excelente para la comunicación.
El lapislázuli ayuda al cuerpo a desprenderse de la sensación de estrés dejando paso a la calma, posee una enorme serenidad fundamental para la realización espiritual.
Lapislázuli afecta positivamente nuestro sistema nervioso, el habla, el oído, la pituitaria, reduce el dolor y también la inflamación. Reduce la presión arterial y ayuda al sistema respiratorio y tiene un vínculo directo con nuestra cabeza.

⦁ Sodalita: conocida como la piedra de la Inmensidad, la sodalita simboliza el pensamiento del Universo. Su azul profundo, opaco con manchas blancas nos transmite una calma profunda. La sodalita te permite unir la lógica con la intuición y abre la percepción espiritual a la vez de estimular el tercer ojo y profundiza la meditación. Infunde un deseo de verdad y un impulso idealista, posibilitando que seas fiel a ti mismo y defiendas tus creencias.





Artículos relacionados